En plena crisis sanitaria, miles de trabajadores y pensionistas del Estado, así como beneficiarios de subsidios públicos, fueron afectados por el cierre temporal de 216 agencias del Banco de la Nación en todo el país, entre el 16 de marzo y el 30 de julio, debido a contagios de su personal. Los usuarios no pudieron retirar dinero oportunamente, durante el estado de emergencia nacional. Los canales alternativos habilitados por la entidad estatal no han sido suficientes para cubrir la demanda de la atención, especialmente en las zonas rurales alejadas de las capitales, donde es la única oferta bancaria. Según los trabajadores del “Banco de todos”, se continúan cerrando agencias, por diferentes periodos, porque los directivos no están tomando las medidas de prevención necesarias para evitar más contagios en la institución.

 

Un mensaje de un ciudadano sobre el cierre de la agencia del Banco de la Nación en el distrito de Imaza, región Amazonas, y las dificultades generadas por la imposibilidad de retirar dinero en plena pandemia alertó sobre este problema, que afecta a miles de personas en el país, pues dicha entidad financiera es la pagadora de todos los trabajadores y pensionistas del Estado, así como de los beneficiarios de subsidios públicos.

“Hace más de 20 días que está cerrado el Banco de la Nación, no hay atención ni en cajeros, nada. Mayormente, los profesores, los comerciantes, que están sufriendo por el COVID-19 quieren sacar dinero para tratar a sus niños, a sus familiares, para comprar su alimentación, no hay nada de atención”, contó el usuario, quien tuvo que viajar a Bagua para cobrar su sueldo, pagando 50 soles por el transporte, un lujo que no puede darse la mayoría de clientes de dicha entidad bancaria.

Desde el 16 de marzo último, cuando se declaró el estado de emergencia nacional, 216 agencias del Banco de la Nación de todo el Perú han cerrado temporalmente sus oficinas por el contagio de sus trabajadores con COVID-19, según informó dicha institución a Convoca.pe. A fines de julio, aún permanecían cerradas 36 agencias, la cuales esperaban reabrir entre el 30 de ese mes y el 11 de agosto, luego de que su personal cumpliera el periodo de cuarentena, contratara a trabajadores para reemplazar a los ausentes y desinfectara los locales.

No hay región del país en la que no se haya cerrado una agencia del Banco de la Nación por el contagio de coronavirus entre sus trabajadores o sospecha de haber contraído la enfermedad. Las agencias que estuvieron o están cerradas por casos de COVID-19 se encuentran en todas las regiones: Lima, Piura, Cusco, Arequipa, Amazonas, Ancash, Apurímac, Ayacucho, Cajamarca, Callao, Huancavelica, Huánuco, Ica, Junín, La Libertad, Lambayeque, Loreto, Madre De Dios, Moquegua, Pasco, Puno, San Martín, Tacna, Tumbes y Ucayali. 

"Llegamos a los distritos donde la banca privada no presta servicios, con 635 oficinas a lo largo del territorio nacional, de las cuales, cerca al 60% son UOB (Única Oferta Bancaria). Más de 4000 trabajadores en todo el Perú trabajando para lograr que todos los peruanos accedan a la interconexión financiera", señala el Banco de la Nación en su página web. Por ello, el cierre temporal de sus agencias ha tenido un grave impacto entre la población durante la crisis sanitaria y económica por el COVID-19.

 

Agencia cerrada del Banco de la Nación en Huancavelica
Agencia cerrada del Banco de la Nación no tiene aviso sobre cierre ni fecha de reapertura. Imagen: @zetaluiz50

 

El cierre temporal de agencias del banco del Estado comenzó el lunes 16 marzo, cuando sus trabajadores que integraban los grupos de riesgo fueron enviados a sus casas, al amparo del Decreto de Urgencia 026-20, que dispuso medidas excepcionales para prevenir la propagación del coronavirus. Ese mes, la sucursal del distrito de Tongod, en la provincia de San Miguel, en Cajamarca, cerró sus puertas porque sus dos trabajadores eran vulnerables. Pasaron más de dos semanas para que reabriera, a la fuerza. A inicios de abril, los ronderos del centro poblado Chilal de la Merced retuvieron una camioneta con personal técnico del Banco de la Nación que pasaba por allí y avisaron a la población de Tongod, que no los dejó ir, hasta el día siguiente, cuando los directivos de Lima cumplieron con enviar a una de las dos trabajadoras de la agencia de Contumazá, el distrito más cercano, y la oficina volvió a atender.

Sin embargo, el primer cierre que el banco hizo público fue el viernes 3 de abril, en Lima, cuando anunció, en un comunicado, que una trabajadora de la agencia Villa El Salvador dio positivo al COVID-19. El martes 7 de abril, informó del cierre de cuatro agencias, en Iquitos, Ica, Huancavelica y Lima. El viernes 10 de abril, anunció que, al día siguiente, no iban a atender las sucursales de Lince y El Agustino, en Lima, porque trabajadores presentaban posibles síntomas. El domingo 12 de abril, cerró la agencia principal de Huaraz (Áncash), el miércoles 22 de abril dejó de operar otra en Amarilis (Huánuco). A mediados del mismo mes, también dejaron de operar las sedes de Pacasmayo y Guadalupe (La Libertad). 

En sus comunicados, difundidos por su página web y sus redes sociales, además de anunciar el cierre, el banco informaba que el personal estaba en cuarentena, que iban a desinfectar los locales y recomendaba el uso de canales alternos, como los cajeros automáticos, Agentes MultiRed, Banca por Internet, Banca Celular, App BN y Págalo.pe. Los anuncios informaban sobre el cierre, pero la mayoría no daba una fecha de reapertura.

En mayo, vinieron más cierres de sucursales “Hasta nuevo aviso”, que ya no ameritaban la emisión de comunicados públicos sino solo un letrero colocado en la puerta del local, a último momento, el cual era descubierto por los usuarios horas después de haber llegado de madrugada y formado largas colas. A inicios de junio, la agencia AG1 Trujillo (La Libertad) cerró por segunda vez en un mes. En julio, cesó sus operaciones  la sede del distrito de José Luis Bustamante y Rivero, en Arequipa y, por segunda vez, la sucursal de Pacasmayo (La Libertad).

 

Aviso de cierre en la agencia del Banco de la Nación en Amazonas. Crédito: Gusman Kunchikui Akuts
Aviso colocado en la agencia de Imaza, en Amazonas. Foto: Gusman Kunchikui Akuts, residente de Imaza

 

La autora de esta nota acudió la semana pasada a la agencia del Banco de la Nación, en el distrito de Pueblo Libre, en Lima. Le pareció raro ser la primera y única usuaria, cuando siempre se formaba una enorme fila de personas afuera del local, bajo la llovizna de la mañana, antes de que abriera sus puertas. A las 8 a.m., un vigilante preguntó si estaba esperando a ser atendida. Sin esperar una respuesta, le dijo que no iban a abrir porque estaban en cuarentena, debido a trabajadores contagiados con coronavirus. No había ningún aviso de cierre.

Como si fuera un mensaje de despedida, el 6 de mayo, el presidente ejecutivo del Banco de la Nación, Luis Alberto Arias Minaya, escribió en su cuenta de Twitter: “Son tiempos difíciles para el país. También lo son para el @BancodelaNacion: 1,335 de nuestros trabajadores de agencias son vulnerables y los protegemos pidiéndoles que se queden en sus casas”. Agregó que 371 trabajadores de agencias se encontraban en aislamiento domiciliario por sospechas de que alguno de sus compañeros tuviera COVID-19, pero que 1,567 seguían laborando. Al día siguiente, el Gobierno dio por concluida su designación y encargó el puesto al vicepresidente de dicho directorio, José Carlos Chávez Cuentas.

 

Miles de afectados

El malestar de los clientes no solo se ha manifestado afuera de la sucursales cerradas sorpresivamente sino también en las redes sociales del Banco de la Nación. “Haciendo cola más de una hora y han cerrado el Banco de la Nación de Huancavelica”, escribió una persona en Twitter. “Por favor, informar sobre las agencias que no están abiertas el día de hoy 23/07/2020. No hay ningún comunicado al respecto”, manifestó otro usuario en la misma red social.

En la página de Facebook de dicha entidad financiera también hay comentarios sobre los cierres de las últimas semanas. “Ayer, fui al banco de San Miguel, ubicado en la avenida la Marina, y estuvo cerrado, igual que el día 27, y necesito hacer un pago de mi seguro facultativo. Tengo 65 años, no puedo estar saliendo, por favor, si saben de alguno que esté abierto hoy día, avísenme, es el último día que tengo para pagar”, escribió un adulto mayor.

“Ayer, fui a acompañar a mi padre a cobrar su pensión en el Banco de la Nación, sede de Puente Piedra y estaba cerrado... es una pena xq había cola, gente mayor exponiéndose al contagio y nadie sabía nada, ni un letrero que no habrá atención”, escribió una ciudadana. “Enviaron un giro a mi papá para cobrarlo en el banco pero no puede cobrarlo por que el banco está cerrado por una semana”, contó otro usuario.

Voceros del Banco de la Nación detallaron que, en promedio, las agencias han permanecido cerradas cinco días, en Lima, y diez días, en provincia. Al cerrar una sucursal, de acuerdo con el protocolo de bioseguridad de la institución, se tiene que realizar un mínimo de dos desinfecciones y, para ello, debe permanecer cerrada, por lo menos, dos días. “El reinicio de operaciones, en muchos casos, se realiza antes del tiempo asignado de cuarentena (aproximadamente 14 días), luego de la realización de los protocolos de limpieza y desinfección de la agencia, así como de la disponibilidad del personal de reemplazo”, explicó la entidad financiera.

 

Desinfectan agencias del Banco de la Nación. Crédito: Difusión
Durante el cierre de las agencias del Banco de la Nación, realizan dos desinfecciones. Foto: Difusión


Dicha institución asegura que el 85% de las transacciones se atienden en los canales alternos, es decir, agentes MultiRed, cajeros automáticos, banca celular y banca virtual. “Tenemos 10 mil agentes MultiRed, a nivel nacional, y 940 cajeros automáticos. Solo el 15% de las operaciones se atiende en las agencias”, detalla.

Jorge Peña Moquillazas, secretario general del Sindicato Unitario de Trabajadores del Banco de la Nación-Sutban, reconoció que existen canales alternativos, pero advirtió que estos "tienen múltiples problemas, como los cobros indebidos a los usuarios. Hay agentes que cobran comisión, que se las inventan, cobran 3 soles, 5 soles, 10 soles”.

“Disculpe la molestia pero quiero saber cuándo van a atender en el distrito de Imaza, Chiriaco, las oficinas están cerradas más de un mes ya”, preguntó un usuario en la cuenta de Facebook del Banco de la Nación, hace tres semanas. “En el siguiente enlace puede ubicar las agencias que están atendiendo. Recuerde que también puede retirar en cajeros automáticos con su tarjeta”, respondió la institución. “Es que tengo que cobrar una operación de pago electrónico y eso no se hace en cajeros y de aquí de Imaza a Agua está demasiado lejos, por eso deseo saber cuándo va a haber atención en las oficinas”, replicó el ciudadano. Hasta ahora no hay respuesta de la entidad financiera.

El banco tiene que brindar alternativas claras a los usuarios porque no se les puede dejar sin servicio”. Alicia Abanto, Defensoría del Pueblo.

Alicia Abanto, Adjunta para la Administración Estatal de la Defensoría del Pueblo, cuestionó que los usuarios sean afectados por el cierre de las sucursales. “El banco tiene que brindar alternativas claras a los usuarios porque no se les puede dejar sin servicio”, dijo a Convoca.pe.

Desde que se inició la emergencia, la Defensoría ha recibido quejas sobre el Banco de la Nación, por diversos motivos. Una de ellas se refiere a la imposibilidad de los afiliados a la AFP de acceder al retiro extraordinario de su fondo de pensiones en localidades donde esta es la única institución financiera.

En un oficio enviado el 11 de mayo de 2020 al presidente ejecutivo (e) del Banco de la Nación, José Carlos Chávez Cuentas, la Defensoría le recuerda que la Asociación de Administradoras de Fondos de Pensiones (AAFP) suscribió un convenio con su representada, por ser la entidad bancaria con mayor red de agencias a nivel nacional, única plaza en zonas rurales, como es el caso de Atalaya (Ucayali), Purús (Ucayali), Puerto Bermúdez (Pasco), Padre Márquez (Loreto), entre otras, y le pide que tome acciones para que los afiliados a las AFP puedan cobrar su fondo liberado.

 

Prevención a medias

Para prevenir el contagio de sus trabajadores, el Banco de la Nación precisó a este medio digital que es obligatorio el uso de mascarillas en todo el personal y que cuenta con pediluvios (bandejas para desinfectar el calzado) en la entrada de las agencias y alcohol en gel, para la desinfección de manos. Además, todos los días se le toma la temperatura a los empleados, ha instalado acrílicos en las ventanillas de las agencias y ha reducido el aforo en 50%, con la finalidad de mantener el distanciamiento social.

En su página web, el Banco de la Nación tiene información sobre los gastos ejecutados para afrontar el Estado de Emergencia Sanitaria-COVID-19. Entre el 16 de marzo y el 30 de  junio de este año, los reportes de compras revelan que gastó 1 millón 335 mil 415 soles en mascarillas descartables, alcohol en gel, protectores faciales, realización de pruebas rápidas, termómetros, guantes, pediluvios, acrílicos para las ventanillas y útiles de aseo.

 

Compraron mascarillas, alcohol y otros artículos para los trabajadores. Crédito: Difusión
El Banco de la Nación ha invertido miles de soles en comprar de mascarillas y alcohol en gel. Foto: Difusión


El dirigente Jorge Peña discrepó con las medidas tomadas por el banco. Advirtió que el problema está en la prevención, porque los directivos se niegan a hacerle pruebas al personal para detectar el virus. Indicó que solo le han tomado muestras al 20% de trabajadores, cuando retornan de cumplir la cuarentena, tras detectarse algún contagiado en una agencia.

Para el banco, según Peña, las pruebas a los trabajadores no previenen el contagio. “No comprendemos esta posición porque es una institución solvente. Esta prueba está dentro del Plan de Vigilancia, Control y Prevención del COVID-19. Sin embargo, se quiere rebajar los protocolos y exponer un plan modificado que no contempla ninguna prueba para los trabajadores”, explicó. 

Con respecto a las otras medidas de prevención, Peña reveló que no se cumplen en todas las agencias, sobre todo en aquellas de zonas alejadas. “Hay mucha agencias donde no ponen el acrílico, ni siquiera pueden cumplir los puntos previstos en el plan de control y vigilancia”, agregó.

De acuerdo con el dirigente, el Banco de la Nación tiene aproximadamente 4,500 trabajadores en todo el país. "Entre el 25% y 30% están en sus domicilios porque son mayores de 60 años o tienen enfermedades crónicas, mientras que el 15% realiza trabajo remoto”, estimó.

Hasta hace un par de semanas había 50 trabajadores afectados a nivel nacional, según los reportes de los afiliados al Sutban, pero el gremio advirtió que esta cifra ha crecido. “Durante la pandemia, han fallecido 19 trabajadores por coronavirus, de ellos dos han estado laborando en alguna agencia”, agregó Peña.

El líder sindical admitió que no conocen la cantidad real de trabajadores contagiados, pues los directivos no les han brindado la información. Ante ello, han solicitado dicha data al amparo de la Ley de Transparencia.

 

Se desconoce el número real de trabajadores contagiados. Crédito: Difusión
Los dirigentes de los trabajadores del Banco de la Nación piden que tomen pruebas a todos. Foto: Difusión


Según un comunicado del Sutban, el 30 de julio último, sus dirigentes se reunieron con el presidente ejecutivo (e) del Banco de la Nación, José Chávez Cuentas, quien les informó que asumirán el 100% de los gastos de los trabajadores afectados por el virus, que otorgarán un bono de 10 mil soles a los familiares de los empleados fallecidos por esta enfermedad y que mejorarán los servicios de telemedicina. La próxima semana se reunirán para hablar sobre el Plan de Vigilancia, Prevención y Control del COVID-19.

Los funcionarios también les dijeron, según dicho anuncio, que están preparando la sustentación del bono de 400 soles ante el directorio del banco y que este pago será reintegrado en junio y julio. En abril y mayo, el personal que realiza trabajo presencial recibió un bono por dicho monto. No prometieron nada sobre las pruebas de coronavirus.

Peña reconoció que, tras esta reunión, ha habido algunos avances para la recuperación de los trabajadores contagiados. “El banco recién ha accedido a otorgarles protección en cuanto a hospitalización y a asumir los gastos del tratamiento”, explica. La mayoría de los empleados tiene cobertura médica a través de EsSalud o del Fondo de Empleados del Banco de la Nación (Feban), mientras que un grupo pequeño de locadores de servicios y “part time” no cuenta con ningún seguro.

 

Reemplazo y despido de trabajadores

Con el fin de suplir a los trabajadores en cuarentena, el Banco de la Nación informó que realizó un proceso de contratación de trabajadores, a plazo determinado y “part time”, para ocupar 90 y 27 plazas, respectivamente. “Se firmó una adenda con las empresas Hermes y Prosegur, para que el personal de las referidas empresas preste servicios en las agencias, convenios de cooperación laboral con entidades del Estado, orientadores en las agencias de Lima y provincias. Para cubrir los puestos del personal que se encuentra en el grupo de riesgo (Primer grupo de 172 y segundo de 118), se contrató personal bajo la modalidad de suplencia”, detalló la institución.

A pesar de que falta personal, Peña contó que el banco ha despedido a un grupo de trabajadores “part time”, entre los cuales hay embarazadas y personas vulnerables. Además, alertó que la contratación de trabajadores de reemplazo de Hermes y Prosegur, no contempla que estos hayan pasado por pruebas de descarte del virus.

 

Agencia principal del Banco de la Nación en San Isidro fue cerrada unos días. Crédito: Difusión
La agencia principal del Banco de la Nación, en San Borja, también fue cerrada algunos días. Foto: Difusión

 

El 13 de julio último, el Banco de la Nación publicó en su cuenta de Facebook que ha sido reconocido por la clasificadora Apoyo & Asociados Internacionales, por mantener la calificación "A" de riesgo crediticio, pese a la pandemia por el COVID-19. “El Banco es el principal agente financiero del Estado peruano y la única oferta bancaria en diversos puntos del país. Además, cuenta con la red de oficinas más grande del Perú, con mayor cobertura geográfica. Seguimos trabajando para ti, somos el #BancoDeTodos”, escribió.

Los comentarios de los usuarios a esta autopropaganda fueron reclamos, quejas, pedidos, consultas, preguntas, dudas. Uno de los comentarios se refiere a la foto usada para ilustrar el texto del anuncio que enorgullece a la entidad financiera: "Ponen la imagen del local de (República de) Panamá, que va dos días cerrado y no han colocado ni un aviso ni nada de por qué está cerrado".

 

Imagen principal: Agencia bancaria cerrada en la región Amazonas. Crédito: Gusman Kunchikui Akuts, residente de Imaza