VENEZUELA: EL METRO TRES VECES MÁS CARO DE ODEBRECHT

La Línea 5 del Metro de Caracas, financiada por el BNDES, triplicó su costo en ocho años.
Estrecha relación entre presidentes Luiz Inacio "Lula" Da Silva y Hugo Chávez impulsó financiamiento del BNDES en Línea 5 del Metro de Caracas.


En 2011, Odebrecht se adjudicó el contrato para construir la Línea 1 del Metro de Lima en medio de críticas, denuncias y hasta el regalo de un monumento al presidente Alan García. La misma empresa obtuvo en 2006 el proyecto de la Línea 5 del Metro de Caracas. En este reportaje de BRIO elaborado por David González, ex jefe de la Unidad de Investigación del diario El Nacional de Venezuela, se revela por qué la Línea 5 se ha vuelto una de las obras más caras y lentas de la región y la forma en que los vínculos políticos entre los presidentes Lula Da Silva de Brasil y Hugo Chávez de Venezuela impulsaron la participación del Banco Nacional de Desarrollo Económico y Social (BNDES) para financiar el proyecto. Este aporte está siendo investigado por las autoridades brasileñas. Les presentamos lo más revelador de este extenso reportaje.

El ingreso de las empresas brasileñas en Venezuela se debió a “la estrecha relación entre los Presidentes” Luiz Inácio “Lula” Da Silva y Hugo Chávez, según el telegrama de la embajada de Brasil en Caracas del 23 de diciembre de 2008 revelado por BRIO. En el reportaje se muestra el rol de ambos presidentes en las negociaciones para una de las obras financiadas por el Banco Nacional de Desarrollo Económico y Social (BNDES) envuelta en sospechas de corrupción. 

La Línea 5 del Metro de Caracas se presentó durante el gobierno de Hugo Chávez como la alternativa para solucionar el colapso del sistema de transporte urbano de esa ciudad. ¿Quién estaría a cargo de la obra? La brasileña Norberto Odebrecht, una empresa a la que le ha ido muy bien durante el régimen chavista, hoy desarrolla proyectos por más de 12 000 millones de dólares solo en el sector transportes. El contrato con Odebrecht se firmó en 2006 y no necesitó licitación alguna.

Los trabajos se iniciaron en 2007 con la promesa de que en setiembre de 2012 Caracas tendría la nueva línea del Metro. Pero en ochos años, "el progreso global del proyecto fue de menos de la mitad: 47%, según la Memoria y Cuenta presentada por Haiman El Troudi, presidente del metro de Caracas y ministro de Transporte Terreste y Obras Públicas, a la Asamblea Nacional, en el comienzo del 2015", se detalla en el reportaje. El gobierno venezolano ha tenido que postergar por segunda vez la fecha de funcionamiento de la Línea 5 para 2018. 

La investigación además muestra que en los ochos años que Odebrecht lleva ejecutando la obra, el costo se ha triplicado hasta alcanzar los  3 992 millones de dólares, a pesar de que se eliminaron estaciones del proyecto. Cada kilómetro construido pasó de costar 86 millones de dólares a 273 millones de dólares, lo que la coloca como una de las obras más caras de América Latina.

Para 2009, los medios comenzaron a informar sobre la paralización de la obra y despidos de trabajadores. En ese escenario, según los documentos, el rol de los presidentes Hugo Chávez y Lula Da Silva fue crucial para lograr la participación del BNDES. “La relación se estrecha cada vez más” fue la frase que el ministro de Economía y Finanzas de Venezuela, Alí Rodríguez, soltó tras firmar con el banco brasileño dos contratos de financiamiento: uno de ellos por 219 300 millones de dólares para la Línea 5 del Metro de Caracas y el otro contrato fue por 547 800 millones de dólares para la Línea 2 del Metro de Los Teques, también a cargo de Odebrecht y que, a pesar que debió entregarse en 2012, solo había avanzado con el 61.5% de las obras a fines de 2014.

Nicolás Maduro inspecciona obras de Línea 5 del Metro de Caracas que tienen 3 años de retraso. Foto: Noticias24

Según relata González en el reportaje, la carta de intención para la entrega de préstamos para obras de infraestructura suscrita en mayo de 2009 entre Chávez y Da Silva fue el marco para que los convenios para la Línea 5 del Metro de Caracas y la Línea 2 del Metro de Los Teques fueran aprobados por la Comisión de Finanzas de la Asamblea Nacional de Venezuela. Pero en Brasil, el Comité de Financiamiento y Garantía a las Exportaciones –comisión integrada por siete ministerios que suele aprobar estos convenios– no tiene registro de que se haya discutido sobre el convenio para la Línea 5. 

La entrega de dinero del BNDES para la Línea 2 del Metro de Los Teques está bajo investigación del Tribunal de Cuentas de la Unión de Brasil una especie de Contraloría General peruana. Por un lado, se cuestiona que el banco brasileño entregara 200 millones de dólares para ejecutar la obra cuando el avance del proyecto no correspondía. El BNDES respondió que podía entregar el dinero, sin importar el avance de las obras, cuando comprobaba que la empresa había exportado bienes para ese trabajo.

Pero, además, el Tribunal de Cuentas de la Unión sospecha que el BNDES entregó más dinero del requerido para la obra y de lo establecido en el contrato de préstamo sin contar con las garantías necesarias. Odebrecht y el banco alegan que fue el gobierno venezolano quien puso las garantías y que no se violó ninguna norma. Las autoridades aún investigan el tema. 

En Venezuela, algunos políticos y activistas han solicitado hasta en dos oportunidades al Ministerio Público que investigue el uso de los recursos en el Metro de Caracas. Mientras tanto, el gobierno sigue destinando dinero para la obra. La Asamblea Nacional de Venezuela aprobó inyectar 400 millones de dólares para la Línea 5 dentro de un crédito adicional de 2 800 millones de dólares para un conjunto de proyectos del Ministerio de Transporte Terrestre e Infraestructura. 

Para leer el reportaje completo, registrate aquí.

Fecha de publicación: Martes, 9 de junio de 2015. 10 am.