PARADISE PAPERS: LOS NEGOCIOS DE GLENCORE EN ARGENTINA

Archivos filtrados revelan que la transnacional suiza controla gran parte de sus operaciones en Argentina, y América Latina, desde una red oculta de firmas offshore basadas en Bermudas e Islas Caimán.
Foto: Forbes

Por Sandra Crucianelli/ @spcrucianelli

Publicado el jueves 9 de noviembre de 2017

 

Hay un gigante oculto en pequeñas jurisdicciones secretas. Los documentos encontrados en la base de datos de Paradise Papers —el proyecto impulsado por el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ) y el diario alemán Süddeutsche Zeitung— revelan que Glencore tiene una red oculta de firmas en Bermudas e Islas Caimán, paraísos fiscales. Con ella compra y vende paquetes accionarios, contrae deudas y realiza maniobras para eludir el pago de impuestos.

Esa parece ser la conclusión tras evaluar los negocios de Glencore en América Latina, incluidos los de Argentina.  Al momento de esta publicación, un fiscal federal de Tucumán pedía la detención de funcionarios por presunto lavado de fondos provenientes de la Minera La Alumbrera y que se reporta en este  informe sobre la corporación suiza.

La estrategia, nunca antes documentada, facilita las acciones de compras, ventas, toma de préstamos, fijación de precios y el ahorro de grandes sumas de dinero en la tributación de impuestos.

Según los registros, los ejecutivos de Glencore se autodefinen como "personas extremadamente privadas". Esto tiene correlato con la evidencia documental que sugiere ocultamiento del flujo financiero de capitales y de materias primas que son bienes transables en el mercado de valores, dificultando el proceso de control fiscal.

Esa podría ser la razón por la que Glencore es tan poderosa económicamente hablando: su tasa de impuestos global efectiva es baja, en gran parte porque la mayoría de sus subsidiarias están registradas en paraísos fiscales.

En Argentina, los documentos encontrados revelan que Glencore El Pachon Limited, Pachon Project Limited, Glencore Grain Hamilton,  Glencore SA Holdings Limited y Glencore Finance Limited (radicadas en Bermuda), así como Glencore South America Limited (registrada en Caimán) han estado controlando casi todas las operaciones en este país, que no son mayormente las ligadas al agro, sino a la minería, como se observa en este cuadro, tomado de sus propios reportes de gestión.

 

 Proyecto minero Pachón, manejado por Glencore. (Foto: Difusión)

 

Un documento de Appleby resumía la lista de clientes y cuentas activas al 27 de agosto de 2015. Allí se visualiza una red de empresas bajo la denominación de Glencore, la mayoría de ellas registradas en Bermudas. Entre las citadas, se incluye a las que operan en Argentina y fueron registradas por la firma de abogados. Otras fueron identificadas en una larga sucesión de documentos, algunos de los cuales contenían más de 700 páginas.

Hace dos semanas, se envió al gerente de Glencore Argentina, una carta en la que se pidieron mayores detalles sobre las operaciones de la compañía en Argentina. Al día de hoy, no se tuvo respuesta.

Glencore fue creada por Marc Rich, un comerciante nacido en Bélgica. En los Estados Unidos fue acusado de evasión de impuestos y extorsión. El empresario huyó a Suiza y fundó Glencore. Nunca fue condenado y fue durante décadas uno de los fugitivos más célebres del mundo, hasta que murió a los 78 años, víctima de un derrame cerebral.

 

“Documentos encontrados en Appleby revelan que Glencore, desde sus cinco offshore en Bermudas y una en Islas Gran Caimán, han estado controlando casi todas las operaciones en este país”.

 

Paraísos Dorados

El yacimiento La Alumbrera se encuentra en la provincia de Catamarca, la Planta de Filtros en Cruz del Norte, provincia de Tucumán, y el Puerto Alumbrera, en la provincia de Santa Fe. La mina produce un promedio anual de 400.000 toneladas de concentrado que contiene aproximadamente 100.000 toneladas de cobre y 300.000 onzas troy de oro. También se producen 33.000 onzas de oro doré y 1.900 toneladas de concentrado de Molibdeno. Glencore hizo pie en esta mina en 2013, cuando compró el 50% de las acciones a través de dos sociedades offshore: Glencore SA Holdings Limited y Glencore South America Limited. Pagó casi U$S 3.000 millones (el resto es de las canadienses Goldcorp y Yamana Gold).

Este yacimiento de cobre y oro es uno de los negocios más importantes de Glencore en el país. Hay múltiples denuncias contra La Alumbrera, tanto por los problemas de contaminación como por delitos fiscales.

  

“Operaciones de Glencore en Argentina no son mayormente las ligadas al agro, sino a la minería”.

 

Fue denunciada en 2010 por ocultamiento de ganancias de más de U$S 8 millones por año por el Ministerio Público Fiscal de Tucumán. En tanto, la Secretaría de Minería de Catamarca la acusó de no cumplir con el pago de la totalidad de las regalías que le corresponden. El Pachón es otra mina de Glencore y se ubica en la provincia de San Juan. Es un yacimiento de cobre controlado por otras dos firmas radicadas en Bermudas: Glencore El Pachón Limited, que a su vez es controlada por Glencore Holdings. Por las deducciones que recibe la empresa en el país, solo paga en el mayor de los casos un 25% de las exportaciones declaradas.

 

 En 2005, Grupo Glencore International AG (Suiza) tomó el control de la empresa Ar Zinc S.A. (Foto: Forbes)

 

Otros negocios

Tanto Oleaginosa Moreno, radicada en Bahía Blanca, como Molinos Libres, un molino arrocero ubicado en Paso de los Libres (Corrientes), son controlados por Glencore a través de empresas registradas en Bermudas. El año pasado, Molinos Libres fue penada por cometer irregularidades en liquidación de divisas por exportaciones.

En julio de 2005, Glencore comenzó a controlar la empresa Ar Zinc SA (ex Sulfacid), única productora de zinc electrolítico en Argentina, ubicada en el polo industrial de San Lorenzo-Rosario. Los documentos de Paradise Papers indican que la compró a través de la offshore Glencore Finance Ltd., radicada en Bermudas. La empresa cerró sus puertas en 2016 y dejo a 400 empleados en la calle. Glencore informó que en 2015 pagó cerca de US$ 525 millones a la República Argentina.

Pero la base de datos Resource Project, un repositorio de datos de código abierto sobre proyectos de petróleo, gas y minería, basado en fuentes oficiales, reporta otra cosa. En este listado, se observan los pagos a los gobiernos provinciales y nacional, por parte de Glencore PLC, para fines de 2015 y 2016. La suma de regalías e impuestos apenas supera los 45 millones de dólares.

 

 Minera La Alumbrera, registrada en Antigua and Barbuda, fue adquirida por Xstrata (Suiza) en casi US$ 3 mil millones, cuyo principal accionista es Glencore. (Foto: Diego Lima / La Nación)

 

El Informe Sombra

En abril de este año, se conoció el contenido de un documento titulado “Informe Sombra de las Operaciones de Glencore en América Latina”. La Red Sombra se consolidó en 2013 a partir de la creación de “Observadores de Glencore”, una red de 16 ONG localizadas en Argentina, Alemania, Bolivia, Bélgica, Colombia, Filipinas, Perú y Suiza. El estudio reporta que la mayor parte de las empresas controladas por los holdings de Glencore no se han constituido como grupos empresariales por país, de manera que cuentan con patrimonios, activos y responsabilidades independientes y limitadas a cada holding y subsidiaria.

Con relación a la Minera La Alumbrera, que Glencore opera a través de subsidiarias radicadas en paraísos fiscales, no existe un plan oficial y accesible al público para el cierre de la mina, inicialmente previsto para 2018.

  

“Estudio elaborado por 16 ONG reporta que mayoría de empresas controladas por los holdings de Glencore no se constituyeron como grupos empresariales por país, de manera que cuentan con patrimonios, activos independientes y limitados a cada holding y subsidiaria”.

 

Tampoco se realizaron las audiencias públicas ante el peligro de que Glencore se retire de la región dejando atrás una serie de graves daños ambientales causados por las actividades mineras, y sin haber tomado medidas apropiadas para remediarlos y para evitar repercusiones posteriores a largo plazo. 

Hasta la fecha, el agua contaminada que escapa de la presa de relaves es bombeada de vuelta a esta última. Sin embargo, cuando la empresa minera se retire de Catamarca, es de temer que grandes cantidades de aguas residuales contaminadas con metales pesados lleguen a las aguas del subsuelo y causen graves daños a los pobladores y los animales de la región.

En julio la Justicia ordenó la suspensión de las actividades de Minera Alumbrera, debido a las sospechas de contaminación, pero a los pocos días se dispuso levantar la medida para pedir más pruebas. Y Raúl Pedro Mentz, Gerente General de Minera La Alumbrera, subsidiaria de Glencore, fue procesado por un tribunal de San Miguel de Tucumán , al considerarlo responsable de la contaminación del río Salí-Dulce con metales pesados. 

En su sentencia, el juez hizo mención de estudios del Instituto Nacional del Agua, según los cuales se encontraron cantidades inusualmente altas de metales pesados, sobre todo cobre, en las aguas del río. De acuerdo a la sentencia, esta contaminación del medio ambiente pondría en peligro la salud de los pobladores y los animales de la región. En el transcurso de los últimos 20 años, se iniciaron otros procesos judiciales en Argentina contra la Minera La Alumbrera debido a denuncias de contaminación ambiental.

 

 

 Raúl Pedro Mentz, gerente de Minera La Alumbrera, subsidiaria de Glencore, fue procesado por un tribunal de Tucumán, al considerarlo responsable de la contaminación del río Salí-Dulce. (Foto: Difusión)

 

Por su parte, en sus informes empresariales Glencore se abstiene de rendir cuentas ante la opinión pública sobre todos estos procesos relacionados con su subsidiaria.

A ello se agrega que, en el caso de Argentina, Glencore aparentemente intentó evadir sus obligaciones tributarias ante el Estado argentino mediante una serie de trucos fiscales: la Secretaría de Estado de Minería (SEM) de Catamarca acusó a Glencore de no cumplir con el pago de la totalidad de las regalías que le corresponden. Esto quedó documentado en la página 13 del Boletín Oficial de esa provincia, con fecha 6 de mayo de 2016. La empresa rechazó el reclamo y el proceso iniciado por evasión fiscal aún no ha concluido.

 

Marco legal a favor del gigante

En el Informe Sombra, se reporta que para el año 2014, aproximadamente, por cada US$ 100 exportados, la renta minera correspondiente para Argentina fluctuaba entre un 20% y un 25% del valor de las exportaciones, es decir, entre unos US$12 a casi US$30.

Glencore informó que en 2015 pagó cerca de US$ 525 millones a la República Argentina. Pero la base de datos Resource Project, un repositorio de datos de código abierto sobre proyectos de petróleo, gas y minería, basado en fuentes oficiales, reporta otra cosa. En este listado, se observan los pagos a los gobiernos provinciales y nacional, por parte de Glencore PLC, para fines de 2015 y 2016. La suma de regalías e impuestos apenas supera los 45 millones de dólares. La discriminación por proyecto se puede consultar en este enlace.

La escasa renta minera para Argentina, y en especial para la provincia de Catamarca, es fruto de los marcos legales y fiscales de baja imposición, de los cuales Glencore obtiene un tratamiento altamente favorable. Por otro lado, en las ventajas del contrato de unión temporal de empresas con el gobierno provincial se incluye la exención del impuesto de sociedades.

La minería en Argentina es una de las actividades que menor carga impositiva tiene, según lo revela un estudio del Banco Mundial. De esta forma, Glencore recibe por lo menos nueve clases de deducciones.

  

“La tasa de impuestos global efectiva es baja, en gran parte porque la mayoría de sus subsidiarias están registradas en paraísos fiscales”.

 

Entre los beneficios tributarios que Glencore recibe en Argentina, encontramos: *Tope de regalías del 3% (artículo 22 de la Ley 24.196) *Congelamiento de impuestos nacionales, provinciales y municipales por 30 años y 5 años de gracia sin pagarlos (artículo 8 de la Ley 24.196) *Descuento del impuesto a las ganancias en tareas de exploración, compra de equipos, maquinarias y vehículos (artículo 12 de la Ley 24.196) *Descuento del 100% del impuesto a los combustibles líquidos (Ley 23.966) *Devolución anticipada y financiamiento del IVA (Ley 24.402) *Reembolsos por las exportaciones embarcadas en puertos patagónicos (Ley 23.018) *Exención del impuesto al cheque (Decreto 613 de 2001) *Evolución de los créditos fiscales del IVA (Ley 25.429) *Eliminación de gravámenes y tasas municipales que afecten directamente a la actividad e impuesto a los sellos (Ley 24.228).

En la primavera de 2012, el Comité de Desarrollo Internacional del Parlamento británico, abrió una investigación sobre evasión de impuestos en los países en desarrollo, en la que se incluyeron las filiales de Glencore en Zambia; un caso similar ventiló The Guardian en la misma fecha, acerca del mismo tipo de ilícito en Congo.

Glencore admitió en 2013 que está siendo investigado por la Justicia Tributaria Italiana, debido a acusaciones de evasión fiscal relacionadas con su filial Sarda, el productor de metales Portovesme. Según las fuentes oficiales de ese país, se descubrió una evasión de impuestos de más de 120 millones de euros.

 

(*) Sandra Crucianelli es miembro del equipo argentino de Paradise Papers.