Carlos Moya Castro siguió contratando con la municipalidad provincial como privado a pesar de haber cometido infracciones que causaron perjuicios económicos al Estado.

Por El Búho (Arequipa) *

Carlos Moya Castro acumuló hasta cinco sanciones mientras fue gerente de Desarrollo Urbano de la Municipalidad Provincial de Arequipa. El funcionario, quien acompañó a Alfredo Zegarra desde las dos gestiones como alcalde en el distrito de José Luis Bustamante y Rivero, tiene además procesos judiciales en curso, pero siguió contratando con la entidad.

Fue uno de los hombres de confianza más cercanos al exalcalde Alfredo Zegarra Tejada. Carlos Moya Castro, lidera el ranking de funcionarios sancionados por la Contraloría General de la República en la región Arequipa, por faltas graves o muy graves, en el periodo comprendido entre 2015 y marzo de 2018.

Acumuló cinco faltas, por la comisión de actos en contra de los intereses del Estado, presentar documentos falsos y faltar a sus funciones. Según la Contraloría General de la República, las sanción obedece a que sus acciones provocaron perjuicios económicos a la comunidad.

Moya fue gerente de Desarrollo Urbano en todas las gestiones de Alfredo Zegarra, tanto provinciales como distritales. Acompañó al líder de Arequipa Renace desde su paso por la Municipalidad de José Luis Bustamante y Rivero (2003-2010) y en el municipio provincial, hasta que fue inhabilitado.

En 2011 favoreció al Consorcio Melgar, que ganó de manera indebida la adjudicación para elaborar el expediente técnico de la “Instalación del sistema de Agua Potable y Alcantarillado” en siete pueblos en el distrito de Sabandía.

El proyecto estuvo valorizado en 100 mil soles. En su calidad de gerente de Desarrollo Urbano, Moya fue parte del comité de contrataciones de la obra.

Por esta falta fue sancionado en 2015. En su momento, Moya negó que exista algún favorecimiento. Argumentó que el trabajo realizado fue “netamente técnico”. Pero por esta contratación fueron sancionados otros cuatro funcionarios de la gestión de Zegarra.

 

Vista gorda

La segunda falta de Moya Castro fue favorecer a la empresa española G&R Arquitectos, en 2012. Su intervención permitió a esta empresa ganar el proceso para la elaboración del Plan de Desarrollo Metropolitano (PDM) de Arequipa. Una ambiciosa propuesta que hasta la actualidad no está culminada por las observaciones y advertencias de instituciones como el Ministerio de Cultura y la Fiscalía del Medio Ambiente. La empresa fue acusada de diversas irregularidades y el trabajo tuvo que ser totalmente rehecho por las observaciones.

A pesar de ello, Zegarra Tejada continuó manteniéndolo entre los funcionarios más cercanos a su entorno en la municipalidad, lo que le permitió incurrir en otras faltas, en perjuicio de la comuna provincial.

Así, entre los años 2011-2012, uno de los casos de presunta corrupción más sonados en la municipalidad arequipeña tuvo a nuestro personaje como protagonista. Moya Castro simuló el arrendamiento de butacas y semibutacas para el Palacio Metropolitano de Bellas Artes “Mario Vargas Llosa” provocando un perjuicio económico de 10 millones de soles. Por esta falta fue sancionado recién en 2014, mediante la resolución 0109-2017-CG de Contraloría. Tras una apelación desestimada, quedó inhabilitado para la función pública desde el 25 de marzo del 2017 hasta el 24 de marzo del 2022.

 

palacio arequipa
Cuando era funcionario, Moya simuló el arrendamiento de espacios en el Palacio Metropolitano de Bellas Artes de Arequipa. Foto: Difusión
 

Depredador de la campiña

Adicionalmente, la Procuraduría Anticorrupción denunció a Moya Castro en 2016 por entregar irregularmente certificados de cambio de uso de terrenos agrícolas a urbanos.

El entonces procurador, Javier Portocarrero, señaló que el funcionario habría cometido presuntamente el delito de cohecho. La tesis era que Moya otorgó estos documentos a cambio de dinero. El caso fue derivado a la Fiscalía Anticorrupción. A la par, la Fiscalía de Medio Ambiente, también abrió proceso penal contra el funcionario, regidores e incluso contra el propio alcalde Alfredo Zegarra, por la depredación de la campiña arequipeña.

Los cambios de uso que avaló acorralaron a pobladores de zonas aledañas a la campiña. Tal es el caso de Juan Estremadoyro (89), vecino del sector de callejón Loreto en el Cercado de Arequipa. Terrenos zonificados como reserva paisajística, en áreas aledañas, fueron aprobados como habilitaciones urbanas. Esto permitió que constructoras iniciaran proyectos de vivienda de alto costo, sobre terrenos intangibles que, además, están a las riberas del Chili. Por si fuera poco, los vecinos verán afectado su acceso al desagüe por las nuevas edificaciones.

Estremadoyro tiene su propiedad hace muchos años y señala que la zona siempre tuvo problemas con los servicios básicos. Pero la habilitación como zona urbana de este sector, lo ha sentenciado a continuar en esta condición de manera permanente.

Sin límites

Pese a la inhabilitación, Moya no se quedó de brazos cruzados. Para escapar de la sanción decidió operar en la vecina región de Moquegua. El exfuncionario de confianza de Alfredo Zegarra firmó el Contrato N° 001-2017- ORA/GR, con el Gobierno Regional de Moquegua, para el servicio de consultoría en la elaboración del expediente técnico para la obra “Creación del Intercambio Vial Avenida Andrés Avelino Cáceres, Avenida Américo Garibaldi y Avenida La Costanera, Distrito de Ilo, Región Moquegua”.

El hecho fue advertido por Ulises Mamani Condori, responsable de Estudios y Proyectos de Inversión de ese municipio. El ingeniero alertó al subgerente de Estudios y Proyectos del GORE Moquegua que, de acuerdo al Anexo 13 — Carta de Compromiso de Personal Clave contenida en la Oferta Técnica del Consorcio Ingeniería Vial (parte integrante del contrato), Carlos Antonio Moya Castro será Jefe de Proyecto la obra.

Del círculo interno

Entonces Moya supo reinventarse en el sector privado, concretamente, como proveedor del estado. Pese a estar sancionado, empresas relacionadas a él licitaron con la Municipalidad Provincial de Arequipa y otras comunas del sur.

Durante el 2017, el exfuncionario actuó como gerente de la empresa Ingeniería Maquinarias, que realizó mantenimiento de pistas en la ciudad. El mismo Moya reconoció que trabajó con la MPA.

La labor de la empresa está referida a trabajos en las vías que formarán parte del Sistema Integrado de Transportes. Los trabajos fueron realizados el año pasado, cuando el SIT aún es un proyecto sin fecha concreta para entrar en vigor.

Otra empresa de Moya también licita con la Municipalidad de Cerro Colorado. Se trata de Consorcio Falcor, que registra licitaciones por 735 mil soles entre el año 2016 y 2017. A esto se suma el contrato con la Municipalidad de Moquegua que se explican líneas más arriba.

Moroso

A pesar de mantener su buena fortuna, el exfuncionario no cumplió sus obligaciones tributarias. Según Sunat, tiene una deuda coactiva remitida a la central de riesgo en el periodo tributario 2017-13 por 1 mil 537 SOLES en favor del Tesoro Público. Su empresa, KONOVER SRL, fue creada el 09 de enero del 2007 y dada de baja el 30 de abril del 2018

Este medio se comunicó con Carlos Moya Castro quien calificó de “injustas” todas las sanciones que le ha impuesto Contraloría. “Nosotros hemos presentado sustentos, pruebas de todo tipo hasta grafotécnicas para distintos casos que no han tenido valor para Contraloría” dijo el exfuncionario de la MPA. Además, culpó a los funcionarios de Contraloría de haber hecho este trabajo motivados por otros intereses “Ellos ganan una bonificación económica por cada sanción que imponen a un funcionario y por ello terminan colocando sanciones injustas para ganar ese bono”, manifestó.

En el caso de las contrataciones que hizo a través de empresas privadas con la MPA y otras entidades de gobierno, señaló que su inhabilitación es para ejercer la función pública y que esto no le impide de ejercer sus actividades como empresario privado.

 

(*) Elaborado por Josué del MarIbón MachacaElard ParrilloMaxi QuicoMónica Cuti,Ricardo Alarcón y Herly Miranda.

Este informe forma parte de un proyecto colaborativo de periodistas de Arequipa: del diario digital El Búho.pe, La República, Correo, RPP, Radio Yaraví, El Comercio y Convoca.pe. La publicación surgió como parte del ‘Investiga Tour’, la sala de redacción itinerante para el Periodismo de Investigación impulsada por Convoca.pe y sus aliados para cubrir en red las elecciones municipales y regionales 2018 en Perú.