ESTIMAN QUE MINERA LAS BAMBAS TARDARÁ HASTA EL 2022 PARA EMPEZAR A PAGAR CANON

Por su parte, la también cuprífera Cerro Verde aún es requerida por la Sunat en la Corte Suprema por una deuda de S/800 millones
Durante el superciclo de los precios de los metales (2005-2012), no se logró incrementar la presión tributaria, coinciden expertos. Foto: Andina.

Por Convoca

 

Publicado el miércoles 23 de agosto de 2017

 

 

La compañía minera Las Bambas, operadora del yacimiento de cobre del mismo nombre en Apurímac, empezará a abonar el impuesto a la renta y el consiguiente canon minero a la región al sexto o al séptimo año luego de iniciada su operación, según una última proyección de la ONG Cooperacción. Así, la compañía controlada por la china MMG Limited, que inició su extracción metálica en 2016, se verá obligada a tributar entre 2021 y 2022.

 

Ver: 'Los 30 millones de soles que no cobró el gobierno en multas mineras'

 

Como se sabe, el canon equivale a la mitad del impuesto a la renta (IR) pagado por la empresa al Estado. Si esta no reporta utilidades al final del año, no tiene impuesto ni canon que pagar. Eso es lo que ocurriría con la compañía extractiva hasta entonces.

 

César Flores Unzaga, economista de Cooperacción, indicó que los factores que propician que la compañía no pague el IR en este período son la inversión alta en capital, los beneficios tributarios, los contratos de estabilidad tributaria y la evolución de los precios de los minerales.

Otro elemento a tomar en cuenta es la falta de transparencia y fiscalización en el desempeño de sus costos y gastos, pues Las Bambas no cotiza en el mercado de valores y sus estados financieros no son públicos.

En un “escenario negativo” si el precio del cobre bajara a menos de US$2 por libra, la empresa comenzaría a pagar el canon a la región en 2025, comentó Flores en la presentación del libro ‘Recaudación fiscal y beneficios tributarios en el sector minero’, publicado por Cooperacción, Grupo Propuesta Ciudadana y Oxfam.

Destacó que, no obstante la espera hasta el 2022, el caso de esta empresa contempla una alternativa para estos largos períodos sin pago de canon que podría ser aplicable a otros proyectos del sector. Sucede que Las Bambas es la única minera que paga regalías sobre sus ventas (3%), no sobre su utilidad. En este sentido, a julio de 2016 las regalías abonadas fueron de 52 millones de soles. Esto ha hecho que se compense la falta del pago de IR en los primeros años.

Flores aseguró que esto podría reemplazar en otros escenarios el “adelanto social”, en el que el Estado es el que realiza los desembolsos.


Los privilegios

Las empresas mineras tienen el beneficio tributario de la depreciación acelerada de su maquinaria, que permiten deducir el 20% del valor del bien sobre la renta neta. Esto ha permitido que entre 2005 y 2016 sean 329 millones de dólares los que la Sunat ha dejado de recaudar, explicó César Flores.

Por su parte, la minera Cerro Verde, controlada por Freeport McMoRan, ha sabido sacar provecho de algunos instrumentos legales. El economista Epifanio Baca Tupayachi, de Propuesta Ciudadana, aseguró que los “saltos productivos” de esta compañía -grandes aumentos de producción-, logrados con grandes inversiones, vienen acompañados, sin embargo, de un bajo nivel de tributación.

Por otro lado, las utilidades netas que obtuvo durante el ‘boom’ minero (2005-2012) por 5 mil 860 millones de dólares se vieron favorecidas por el beneficio tributario por “reinversión de utilidades” y el no pago de regalías, afirmó.

Quizás la situación más polémica en la que esta compañía se ha visto involucrada es la controversia que mantiene con la Sunat por una deuda de 800 millones de soles del período 2006-2011. La empresa cuprífera asume que su Proyecto Sulfuros Primarios de 2007 está regido por un contrato de estabilidad tributaria firmado con el gobierno en 1998. La administración tributaria no está de acuerdo. La Corte Suprema está próxima a emitir una decisión final.

Propuesta Ciudadana calcula que las regalías dejadas de pagar por este proyecto ascenderían a 330 millones de dólares en ese lapso.


Insostenible

Por su parte, Flores señaló que la renta minera capturada por el Estado entre 2011 y 2015 cayó de S/11 mil millones a S/4 mil millones. En esta línea, aseguró que la recaudación “no es capaz de sostenerse en el tiempo”. Asimismo, apuntó que la participación de la minería en el IR ha venido cayendo.

 

IR: impuesto a la renta; GEM: gravamen especial a la minería; IEM: impuesto especial a la minería; RM: regalías mineras.

 

Además, subrayó que “cuando los precios [de los metales] descienden, las devoluciones que hace la Sunat por IGV (impuesto general a las ventas) son mayores a lo que ellos aportan en tributos”, de acuerdo con datos de esta entidad.

 

La caída de los precios de los metales coincide con mayores devoluciones y menor recaudación de IR e IGV.

 

Recalcó que a pesar del “superciclo” del precio de los metales, el Estado nunca logró incrementar de forma sostenida la presión tributaria.

 

En los últimos años se redujo el aporte del sector minero a la presión tributaria.