APARECE PAGO DE ODEBRECHT RELACIONADO A CONCESIÓN RUTAS DE LIMA

El monto figura en la planilla del “departamento de sobornos” de la firma brasileña y se envió en 2014, durante la gestión edil de Susana Villarán y en pleno cierre de campaña de las elecciones municipales que ganó Luis Castañeda en Lima
BAJO SOSPECHA. La exalcaldesa Susana Villarán y el burgomaestre Luis Castañeda han sido requeridos por la Fiscalía para que expliquen los contratos otorgados a constructoras brasileñas en sus gestiones. Foto: Diego García Romero / Diego Miranda (Flickr).


Por Óscar Libón* 

Publicado el 2 de mayo de 2017

En las planillas del Departamento de Operaciones Estructuradas de Odebrecht, desde el cual se realizaban pagos de presuntos sobornos en Brasil y otros países, figura la denominación “concessão (concesión) Rutas de Lima” junto a otros proyectos de infraestructura que están bajo investigación por el megacaso Lava Jato en varias naciones de Latinoamérica.

De acuerdo con la documentación en poder de la Fiscalía General de Brasil, a la que accedió Convoca.pe, la referida concesión aparece vinculada a la suma de 291 mil 700 dólares y a alguien identificado con el código de “Budian”. El proyecto, adjudicado directamente al consorcio de Odebrecht por la Municipalidad de Lima en setiembre de 2012, comprende la operación y mantenimiento por 30 años de tramos de la Panamericana Norte, la Panamericana Sur y la autopista Ramiro Prialé, financiados con los recursos de los peajes de estas vías. 

La transferencia de ese monto, desde una cuenta bancaria en Sao Paulo (Brasil) relacionada a la contraseña “Sevite”, fue anotada con la fecha del jueves 2 de octubre de 2014, según la “programación semanal por ciudad (29 de setiembre al 3 de octubre de 2014)” de la constructora brasileña, documento entregado a las autoridades por María Lucía Tavares, exsecretaria ejecutiva de Odebrecht en Salvador de Bahía y responsable del trámite de los pagos y contabilidad paralela del llamado “departamento de coimas”.

El supuesto pago se efectuó en pleno cierre de campaña de las elecciones municipales del Perú en ese año, específicamente tres días antes de los comicios, en las que Luis Castañeda Lossio lideró las preferencias electorales en Lima desde meses atrás, y Susana Villarán —entonces alcaldesa limeña en ejercicio— postulaba a la reelección consecutiva. Como se sabe, Castañeda volvió a ser elegido burgomaestre de Lima en esa ocasión y Villarán dejó el cargo a fines de diciembre, es decir menos de tres meses después.


TRANSFERENCIAS OCULTAS. La concesión adjudicada por la Municipalidad de Lima figura registrada en la planilla paralela del "departamento de sobornos" de Odebrecht.

 

Además, en uno de los correos electrónicos de la brasileña Tavares, quien figura como Tulia y firmaba con sus iniciales LT, se encuentra registrado un mensaje en el que ella escribe “Anexo, programación semanal (15 al 19 de setiembre de 2014). Tenemos más: (…) US$ 500,000 de Budian? Cuánto tendrá para Feira + Doctor?”. Es decir, hace referencia al seudónimo relacionado a la concesión Rutas de Lima (Budian) y también al del publicista brasileño Joao Santana (Feira), sentenciado a ocho años de prisión por lavado de dinero de la corrupción, en Brasil.

Este mensaje electrónico—del 15 de setiembre de 2014— fue enviado a Fernando Migliaccio (Waterloo), exejecutivo de Odebrecht que estuvo a cargo de manejar las cuentas bancarias de empresas offshore controladas por la firma brasileña. Se encuentra bajo arresto desde febrero de 2016.

En la misma planilla que se registra el presunto pago por Rutas de Lima hay anotaciones de dos abonos por 200 mil dólares referidos a “Costa Verde Callao”, fechados el 30 de setiembre de 2014, al lado del código Taça (trofeo). Según el Ministerio Público del Perú, esta denominación era utilizada por Odebrecht en relación a supuestos pagos para el publicista argentino brasileño Belisario Wermus (Luis Favre), con el fin de que este asesorara a Félix Moreno en su campaña de reelección. El gobernador regional del Callao está recluido de manera preventiva por presuntamente haber beneficiado a Odebrecht con la adjudicación de la obra Costa Verde de la región chalaca.

 

Antecedentes

Cabe destacar un hecho anterior relacionado a la constructora brasileña OAS y Luis Castañeda, que está bajo investigación en la Segunda Fiscalía Anticorrupción. En octubre de 2016, IDL Reporteros reveló coordinaciones entre Giselle Zegarra, exgerente de Promoción de la Inversión Privada de la Municipalidad de Lima en la anterior gestión edil de Castañeda, y Leo Pinheiro, expresidente de OAS, a través de mensajes de Whatsapp enviados de agosto a noviembre del 2014, cuando aún no finalizaba la administración de Susana Villarán. En los diálogos se advierte que Zegarra exhorta a Pinheiro —ahora preso en Brasil— a no firmar el contrato del proyecto Río Verde (74.5 millones de dólares) con Villarán a solicitud de Luis Castañeda, quien entonces ya era alcalde electo de Lima. Cuando asumió el cargo, en enero de 2015, el burgomaestre Castañeda derivó ese fondo del fideicomiso al proyecto del bypass de la avenida 28 de Julio.

Es decir, al parecer Luis Castañeda ya tenía algún grado de contacto con determinadas empresas contratistas de la Municipalidad de Lima en momentos en que Susana Villarán aún se desempeñaba como alcaldesa de la capital peruana.

 POR 30 AÑOS. La concesión tuvo su origen en 2010 con la presentación de la iniciativa privada por parte de Odebrecht ante la Municipalidad de Lima. En 2012, el proyecto fue adjudicado de manera directa a un consorcio de la constructora brasileña. Foto: Rutas de Lima.

 

Otro dato relevante es que OAS, que tiene la concesión del proyecto Línea Amarilla-Vía Parque Rímac —adjudicada por la Municipalidad de Lima en 2009 y modificada en 2012—, envió desde Brasil dinero en efectivo mediante traficantes de dólares o ‘doleiros’, entre los años 2012 y 2014, presuntamente para el pago de sobornos. La administración edil de Villarán comprendió el periodo de enero de 2011 a diciembre de 2014. Este caso forma parte de las pesquisas que realiza el equipo de fiscales liderado por el magistrado Hamilton Castro, a cargo de indagar la corrupción brasileña en el Perú.

 

La adjudicación

La concesión Rutas de Lima tiene su origen en una iniciativa privada presentada en abril de 2010 por un consorcio integrado por Constructora Norberto Odebrecht S.A. y Odebrecht Participacoes e Investimentos S.A ante la Gerencia de Promoción de la Inversión Privada (GPIP) de la Municipalidad de Lima. Era la segunda gestión consecutiva de Luis Castañeda como burgomaestre de Lima, quien al año siguiente postuló a la presidencia de la República sin éxito.

El 3 de mayo de 2012, cuando Susana Villarán ya era alcaldesa y se había iniciado el proceso de revocatoria en su contra, la mencionada propuesta de la empresa brasileña fue declarada de “interés” mediante el Acuerdo de Concejo 825.

Unos meses después, el 18 de setiembre, el Concejo de Lima aprobó el proyecto privado y adjudicó de forma directa la concesión al consorcio de Odebrecht, que constituyó la empresa Rutas de Lima S.A.C. —según el Acuerdo 1623—, pues no se presentaron otras compañías interesadas. 

Clic aquí para ampliar la imagen.

En enero de 2013, la Municipalidad de Lima y la empresa Rutas de Lima (Odebrecht) suscribieron el contrato de concesión por 30 años del proyecto Vías Nuevas de Lima, que comprende la operación y mantenimiento de 31.5 kilómetros de la Panamericana Norte, 54.1 kilómetros de la Panamericana Sur, así como la extensión en 19 kilómetros de la autopista Ramiro Prialé. “Se invertirá sin presupuesto público más de 2,020 millones de soles de inversión privada en la construcción de las obras propuestas”, se lee en la página web oficial de la concesionaria.

Luego de pocas semanas, el  17 de marzo de 2013, se realizó la consulta popular sobre la revocatoria de la alcaldesa Villarán, quien resultó ratificada en su cargo por un estrecho margen de votación. Pero la mayoría de los regidores de su partido sí fueron revocados.

En junio de 2016, en momentos en que altos ejecutivos de la firma brasileña estaban recluidos por corrupción en su país, Odebrecht vendió 57% de sus acciones de Rutas de Lima (por 430 millones de dólares) a la administradora de fondos canadiense Brookfield y conservó el 25% de participación. En tanto que el fondo peruano de inversión Sigma SAFI mantuvo el 18% de acciones.

 

Cautela oficial

Consultada al respecto por Convoca.pe, la empresa brasileña reiteró su postura oficial: “En virtud del compromiso de confidencialidad asumido con el Ministerio Publico, Odebrecht Perú está imposibilitada de hacer cualquier comentario sobre las investigaciones en curso”.

En la Municipalidad de Lima no hubo respuesta de los funcionarios de la gestión de Luis Castañeda a los pedidos reiterados para obtener su versión sobre la concesión.

EMISARIOS BRASILEÑOS. Imagen de 2013, cuando Jorge Barata era el representante de Odebrecht en el Perú y Raúl Pereira se desempeñaba como gerente de Rutas de Lima. El primero ha confesado pagos de coimas a funcionarios peruanos. / Foto: Rutas de Lima

 

Por su parte, el regidor Hernán Núñez, quien integró el concejo limeño durante la administración de Susana Villarán, negó irregularidades en el proceso de adjudicación y sostuvo que hubo un respaldo unánime de los demás regidores al proyecto “debido a que la ciudad necesitaba obras viales”. Cuestionó a Luis Castañeda, pues afirma que el actual burgomaestre de Lima acordó con la concesionaria algunas modificaciones al contrato que al parecer “benefician a la empresa y no a los vecinos”.

Y en la concesionaria Rutas de Lima tampoco contestaron a los requerimientos de información, pues se indicó que “los voceros” en relación al contrato de concesión y las posibles adendas son los representantes de la comuna limeña.

Fuentes del Ministerio Público del Perú indicaron a Convoca.pe que aún no cuentan con información oficial de la justicia brasileña sobre el supuesto pago de Odebrecht por la concesión de las vías de Lima.

 

(*) Con la colaboración de Milagros Salazar