ESPINAR

El campo de concentración
de los metales

En la provincia Espinar, en Cusco, pobladores de comunidades campesinas viven con excesos de minerales en sus cuerpos al pie de depósitos de desechos mineros de la antigua Xstrata Tintaya, hoy en manos de Glencore, el gigante suizo que controla el 50% del mercado mundial de cobre.


Mapa de pobladores afectados
Niños, adultos y ancianos con 17 minerales


Publicado: 25/11/2015Actualizado: 30/11/2015

Publicado: 25/11/2015

Actualizado: 30/11/2015

Las pruebas médicas que ocultó el gobierno

ESCRIBE / GABRIEL ARRIARÁN Y MILAGROS SALAZAR

– Mamá grande, yo tengo metales pesados. ¿A cuánto los venderé? (…) El niño no sabe que eso es una enfermedad para siempre, para su eterno (sic). No solo para él, para sus hijos –dice Melchora Surco Rimachi mientras aprieta los ojos llenos de lágrimas y de rabia–.

Melchora reclama, Melchora se indigna, Melchora se quiebra y aún así sale al frente. Ella es la abuela de Yedamel López Champi, un niño que nació en la provincia Espinar, en Cusco, y cuando apenas tenía siete años de edad las autoridades del sector salud encontraron en su orina metales pesados como el plomo, arsénico, cadmio y mercurio, los cuatro calificados por la Organización Mundial de la Salud (OMS) como altamente cancerígenos para el ser humano. También encontraron en esta prueba de laboratorio rastros de metales tan raros como el molibdeno, el cobalto, el estroncio, el cesio y el tungsteno.

En octubre de 2010 el Centro Nacional de Salud Ocupacional y Protección del Ambiente para la Salud (Censopas), que depende del Ministerio de Salud, recogió muestras de sangre y orina de cientos de pobladores de las comunidades de Huisa y Alto Huancané, ubicadas entre los ríos Salado y Cañipía, y a pocos metros de las operaciones de la entonces minera Xstrata Tintaya, que en mayo de 2013 se fusionó con Glencore, el gigante suizo que controla el 50% del mercado mundial de cobre. En 2013, Censopas recogió nuevas muestras para otro informe, entre las que aparecían las del pequeño Yedamel que hoy tiene 10 años de edad y ya no vive en la comunidad campesina Alto Huancané, donde creció.

Foto: Stefany Aquise.

"El niño piensa 'soy rico' porque tengo metales pesados, pero él no sabe...".
Melchora Surco, presidenta de la comunidad de Alto Huancané.

Su familia lo llevó a la ciudad de Espinar, para evitar que siga exponiéndose a la contaminación como varios otros pobladores. Ellos son los refugiados ambientales, los que viven la misma incertidumbre de las mujeres, hombres, niños y ancianos que no han podido huir.

–Vayamos donde vayamos ya tenemos metales, ya somos papa agusanada. ¿Adónde voy a escapar? –pregunta Melchora a sus 60 años de edad durante nuestra visita a Espinar. Hasta aquí llegó Convoca con el diario La República para investigar el impacto de la actividad minera en la salud de estas comunidades campesinas ubicadas en las alturas del Cusco, a cinco horas en camioneta de la capital de esta región.

Este equipo accedió a nuevos documentos y los resultados de laboratorio de más de 100 pobladores que autorizaron su difusión, y que forman parte del último estudio realizado por Censopas en 2013. Las cifras fueron llevadas al Excel para establecer nuevos hallazgos que luego se confrontaron con médicos, toxicólogos y los funcionarios involucrados. Esta es la primera parte de una investigación que revela que han pasado cinco años en los que las negligencias y medias verdades impidieron que los comuneros de Espinar, incluso, encontraran una solución médica por su cuenta.

 

Cuerpos de minerales

Los excesos de metales contaminantes en los cuerpos de cientos de pobladores de Alto Huancané y Huisa han sido largamente probados en los dos informes de Censopas. Lo que esta institución encontró en su primer estudio de 2010 fue el detonante de un conflicto social con muertos y heridos en Espinar que, aún hoy, no tiene solución: el 100% de las personas que fueron sometidas al examen estuvieron expuestas a arsénico (332 muestras), mercurio (231), cadmio (254) y plomo (492), mientras que 29 de estas muestras superaron los parámetros establecidos por la Organización Mundial de Salud para arsénico, 24 para mercurio, 11 para cadmio y 9 para plomo. Estos pobladores, sin embargo, no llegaron a saber que tenían metales pesados sino hasta mayo de 2013. Y nunca lo hubieran sabido si es que la minera Quechua, subsidiaria de la cuprífera japonesa Pan Pacific, no le hubiese encargado a Censopas hacer este estudio en la zona de influencia de sus actividades de exploración en Espinar, que coincidentemente se superponía a la de la mina Tintaya.

  • 52 casos
    superan
    parámetros
    de la
    OMS
  • 32 casos
    con exceso de
    arsénico y
    plomo
  • 52 casos
    superan
    parámetros
    de la
    OMS
  • 32 casos
    con exceso de
    arsénico y
    plomo

En 2013, Censopas hizo el segundo estudio por encargo de la mesa de diálogo de Espinar, que se creó para dar solución al conflicto social. Esta vez se recogieron 180 muestras de orina. Entre ellas, la de Yedamel. En todas se detectaron excesos por lo menos en uno de los diecisiete metales analizados por los laboratorios del CDC (Center for Disease Control and Prevention) de los EEUU, adonde Censopas envió las muestras luego de recolectarlas en enero de 2013. Convoca hizo su propio análisis con estos resultados y encontró que por lo menos en 52 casos se hallaron niveles por encima de los parámetros de la OMS. Los minerales más recurrentes fueron arsénico y plomo. Ambos se registraron en 32 casos.

Operaciones del proyecto minero Antapaccay, que hoy opera Glencore. Foto: Miguel Mejía - La República.

Operaciones del proyecto minero Antapaccay, que hoy opera Glencore. Foto: Miguel Mejía - La República.

El análisis confirmó lo que ya se sabía desde 2010 para el plomo, el arsénico, el mercurio y el cadmio. Pero, además, arrojaron resultados sorprendentes sobre la exposición de las comunidades de Espinar a sustancias como el uranio y el molibdeno, y otras nueve sustancias para las que los donantes de muestras no habían suscrito consentimientos informados.

De los 17 metales, las evaluaciones consentidas de seis sustancias fueron entregadas a los pobladores luego de que se hicieran públicas en la mesa de diálogo, en agosto de 2013, mientras que los otros 11 quedaron en poder de Censopas, y no se entregaron hasta diciembre de 2014.

Las personas examinadas recibieron las constancias de los resultados sin sellos. La doctora María del Carmen Gastañaga, quien era la directora de Censopas cuando se hizo el estudio de 2010 y hoy ha vuelto al cargo, dijo a Convoca en una breve conversación telefónica, que esta institución solo sirvió de intermediaria entre el CDC y los investigadores Carlos Sánchez Zavaleta y Fernando Osores, quienes estuvieron a cargo del trabajo. Sánchez dijo que eso era “totalmente falso”.

“Nos han mandado (los resultados) así como burla, sin firma”, dice Santusa Noñonca de Kana que vive a 360 metros de la presa de relaves de Camaccmayo en Alto Huancané. Las filtraciones de agua amarillenta están empozadas en el patio y uno de los cuartos de la casa de Santusa. “Yo le he preguntado al señor Pulgar Vidal (ministro del Ambiente) así con esta filtración, ¿con esta agua apestando así vamos a vivir?, ¿y a cuánto de kilometraje tiene que vivir de la relavera la gente?”, increpa Santusa al recordar que el ministro visitó su casa.

En mayo de 2012, el ministro del Ambiente aseguró que el estudio de Censopas no se realizó en el área de influencia de la entonces minera Xstrata. Hoy, después de más de tres años, el viceministro de gestión ambiental, Mariano Castro, reconoció en una respuesta enviada anoche vía correo, que algunas comunidades como Huisa, “se ubican en la intersección del área de influencia” del proyecto de la minera Quechua y de Tintaya Antapaccay.

Al pie de los desechos

Hay decenas de comuneros con metales en el cuerpo que viven en el sector Paccpaco, de Alto Huancané, incluso a apenas 100 metros del depósito de relaves mineros Camaccmayo, que estuvo en manos de Xstrata Tintaya, según las coordenadas recogidas por Convoca en la zona. Lo mismo sucede en el sector Chipta de la comunidad Huisa, donde Ceferino Kana Achiri vive con su esposa y sus dos hijos al frente del depósito de relaves Huinipampa.

En resoluciones de sanción ratificadas por el Organismo de Evaluación y Fiscalización Ambiental (OEFA), entre 2010 y 2014, aparecen por lo menos tres infracciones relacionadas a malos manejos de Xstrata Tintaya de estos depósitos de desechos mineros. Entre las faltas más recurrentes detectadas dentro y fuera de la mina en siete procesos sancionadores, figuran el incumplimiento de normas de protección ambiental, descargas de efluentes, vertimiento de relaves y afectación del suelo natural.

La compañía minera Antapaccay respondió “que no tiene responsabilidad sobre la contaminación de Espinar” y que la presencia de “muy pocos metales pesados” en las aguas se debe a “un origen geológico o natural”, de acuerdo a un informe de monitoreo sanitario ambiental realizado en 2013 como parte de la mesa de diálogo.

"Las personas examinadas recibieron las constancias de los resultados sin sellos".

This is caption 1 <a href='#link'>Even with links!</a>

Santusa Ñoñoncca, pobladora de Alto Huancané. Foto: Miguel Mejía - La República.

Las decenas de comuneros entrevistados se han quejado que los médicos de Espinar les han dicho que no tienen nada pese a las altas concentraciones de metales en sus cuerpos. Ellos no les creen, intuyen el riesgo. De forma natural el cuerpo humano tiende a excretar los metales pesados que ingresan al organismo, sea por el sudor, la orina, o las heces. Aquellos metales que son más difíciles de filtrar se “quelan”, es decir, nuestro cuerpo los captura y los saca de la circulación del torrente sanguíneo, y luego los acumula en diversos tejidos queloides o en los huesos. Se trata de un proceso que depende en gran medida del tiempo y la intensidad de la exposición.

Si la exposición a metales pesados y otras sustancias ha sido demasiado larga y constante, y ha sobrepasado la capacidad de nuestro cuerpo para procesarlos, es posible que lo que se acabe por formar en nuestro organismo –por usar una metáfora– sea una bomba de tiempo, así lo explica el doctor Raúl Loayza, coordinador del laboratorio de ecotoxicología de la Universidad Peruana Cayetano Heredia.



“Si la exposición a metales pesados y otras sustancias ha sido demasiado larga y constante, es posible que (…) sea una bomba de tiempo”.

Puede que hoy la bomba esté desactivada, y que esas personas, de continuar expuestas a la contaminación, acumulen los metales en los tejidos queloides y en los huesos durante años, y que no pase nada. El biólogo Carlos Sánchez Zavaleta puso el ejemplo de un niño de La Oroya que tenía cuatro veces más plomo en la sangre de lo que la OMS recomienda para una vida saludable. Con esos niveles de plomo, el niño debía tener cáncer o serios problemas neurológicos. Lo singular es que no presentaba síntomas. Sin embargo, las posibilidades de que este pequeño desarrolle cáncer se multiplican: si los queloides que aíslan estos metales pesados de nuestro organismo, fallan, y el metal se activa, es altamente probable que esos tejidos devengan en un cáncer.

“Los estándares de la OMS lo que nos dicen”, dice Loayza, “es qué tanta cantidad de plomo (o de otros tres metales: mercurio, arsénico y cadmio) podemos soportar sin arriesgar nuestra salud”. Lo dicho por el experto cobra relevancia si se considera que desde julio de 2005, el Ministerio de Salud cuenta con un plan nacional para fortalecer la gestión ambiental y reducir el número de muertos por contaminación por plomo y otros metales pesados. En ese contexto, se aprobaron guías de práctica clínica para el manejo de pacientes intoxicados de manera aguda y crónica con plomo, entre 2007 y 2011.

"Sí existen personas con valores por encima de lo normal y requieren ser evaluadas de manera permanente".
José Bernable, director de la Diresa Cusco.

El cuerpo humano no necesita del plomo, el arsénico ni el mercurio para funcionar con normalidad. Y aunque los niveles encontrados de estos metales estuvieran por encima o por debajo de los límites fijados por la OMS, el plan y las guías obligaban al Estado a tomar medidas inmediatas. Convoca preguntó al respecto a José Bernable Villasante de la Dirección de Salud Regional del Cusco y él respondió que las guías no dan información detallada para tratamientos médicos. Esto es falso, las guías incluso precisan el tratamiento según el nivel de exposición de los minerales.

En un análisis sobre la situación de salud del Cusco, que mandó a hacer la propia Diresa de esta región y fue publicado en 2013, aparece que la primera causa de mortalidad en la provincia Espinar es por insuficiencias renales: de 799 defunciones registradas en Espinar en 2011, 97 fueron por este mal. Esta tendencia, dice el informe, “estaría mostrando que en la provincia de Espinar estamos entrando en un proceso de transición epidemiológica” y considera poco usual estas causas tan altas de mortalidad en la zona. La recomendación fue que se hiciera una evaluación de este patrón de muertes.

Al filo del cierre de este reportaje el viceministro Castro aseguró que la mesa de diálogo sí ha priorizado “la salud de las personas” y que incluso se ha elaborado un plan de acción de salud para Espinar. Pero los pobladores entrevistados cuestionan la atención médica que han recibido hasta el momento. Sus razones, en la segunda parte de este informe.

TESTIMONIOS

Pobladores de las comunidades de Huisa y Alto Huancané relatan cómo se sienten afectados por los minerales en sus cuerpos. (Dar clic en cada foto para ver vídeo).




METODOLOGÍA

En esta investigación, Convoca accedió a un centenar de resultados oficiales de 2013 sobre la exposición a 17 metales pesados de las comunidades de Alto Huancané y Huisa de la provincia de Espinar (Cusco) y diversos documentos que permitieron determinar el nivel de concentración de los minerales en el cuerpo de estas personas. Además, se entrevistó a médicos y toxicólogos para establecer parámetros validados por la comunidad científica. Los pobladores y los líderes de ambas comunidades autorizaron a Convoca la difusión de los resultados de los exámenes de laboratorio.

¿Cómo se obtuvo el resultado principal del reportaje?

Para conocer el nivel de exposición a estos minerales de los 180 comuneros evaluados, Convoca construyó una hoja de cálculo de más de tres mil líneas en la que ingresó los resultados de los pobladores por cada uno de los 17 metales, que fueron entregados por el Center for Desease Control and Prevention (CDC) de los Estados Unidos al Centro Nacional de Salud Ocupacional y Protección del Ambiente para la Salud (Censopas). Esta última entidad gubernamental recogió las muestras de orina para el despistaje.

El CDC entregó los resultados a Censopas asignando un código por cada persona evaluada, no identificó sus nombres. No tomó en cuenta parámetros de la Organización Mundial de la Salud (OMS) sino que consideró una metodología propia que se basó en percentiles de la población estadounidense. Debido a que esos parámetros no aplican para la población peruana, y en particular para personas que viven en zonas andinas, Convoca tomó en cuenta los parámetros establecidos por OMS para arsénico, cadmio, mercurio y plomo, calificados como tóxicos para la salud humana.

Como no hay límites fijados (ni por la OMS ni por la legislación peruana) para los otros 13 minerales que evaluó el CDC, en el registro sólo se tomó en cuenta si existía o no exposición a estos metales. De esta manera, se consideraron las siguientes categorías en la hoja de cálculo: código de persona evaluada, tipo de mineral, parámetros, porcentaje excedido, y si hubo exposición del metal o no.

¿Cómo se trabajaron los datos del mapa?

En el mapa, el lector puede visualizar la distancia entre las viviendas de los pobladores evaluados y los depósitos de los relaves mineros. Además, conocer los resultados de 119 personas. En esta primera etapa de la investigación, Convoca accedió a los resultados de 17 metales pesados de 22 comuneros y 11 metales de 97 pobladores.

En el mapa se ha colocado una ficha de cada uno de los pobladores. Para el caso de los 22 comuneros que entregaron el total de los resultados, se incluyó el análisis según los parámetros de la OMS y los del CDC, para que el lector pueda comparar ambos resultados.

Para determinar la distancia entre las viviendas y los depósitos de relaves, Convoca registró las coordenadas durante la vista a estas comunidades y también validó la ubicación de las casas con los propios comuneros mediante Google Maps.

El mapa continuará alimentándose con más información.


CRÉDITOS

Edición: Milagros Salazar. Investigación: Gabriel Arriarán y Milagros Salazar. Análisis de datos: Aramís Castro y Cristian Espinoza. Edición de vídeos y audios: Stefany Aquise. Fotografías: Miguel Mejía (La República) y Milagros Salazar. Portada: Fotografías de Miguel Mejía y composición de Convoca. Desarrollo web: Interself.pe. Mapa: Víctor Anaya.

Agradecemos a los médicos, toxicólogos y expertos que contribuyeron en esta investigación. Y en especial, a los pobladores de Espinar que nos abrieron las puertas de sus casas y nos contaron sus historias.