Convoca.pe narra cómo las principales empresas que operan en Perú se reunieron en edificio de Minas Buenaventura el 19 de abril de 2011, días después de la primera vuelta electoral, y recaudaron US$ 2 millones contra candidatura de Ollanta Humala.

El martes 19 de abril de 2011, nueve días después de la primera vuelta de las elecciones generales de ese año, se reunieron en las oficinas de Minas Buenaventura —en Santa Catalina, La Victoria—  el entonces saliente titular de la Confiep (Confederación Nacional de Instituciones Empresariales Privadas), Ricardo Briceño, y ejecutivos de 20 de las principales compañías que operan en Perú para recaudar dinero destinado a una “campaña por la defensa de la empresa privada y la economía de mercado”. Es decir, en contra del candidato presidencial Ollanta Humala y que favorecía a la postulante Keiko Fujimori.

El cónclave fue programado para que se iniciara a primeras horas de la mañana de ese día, según fuentes que participaron en la cita, consultadas por Convoca.pe. El lugar era estratégico y discreto. El edificio de cuatro pisos de la minera de los Benavides no llevaba una inscripción que diera cuenta de la empresa a la que pertenece. Cuenta con estacionamiento propio interno y pasaba inadvertido a simple vista.

 

zstehxtg
Instalaciones de Minas Buenaventura donde se realizó el cónclave empresarial. Foto: Piero Angulo / Convoca.pe

 

Una de las fuentes de este medio digital describió el lugar como “bastante privado”. Añadió que en Minas Buenaventura “prestaron las oficinas porque eran las más seguras y se podía estar con tu auto perfectamente en una situación exclusiva”.

De acuerdo con la versión, Briceño se encargó de enviar la invitación por escrito para esa reunión privada a la que asistieron no solo miembros de Confiep, sino además otros representantes de grandes compañías con actividades en Perú, entre ellas la constructora brasileña Odebrecht.

 

asx

 

La misma fuente señaló que a pesar de que Ricardo Briceño ya había dejado la presidencia del gremio empresarial, su gestión fue entre 2009 y 2011, convocó a dicha cita para presentar su rendición de cuentas de una campaña publicitaria realizada en 2010. Sin embargo, en esta última actividad como titular de Confiep, se planteó la recaudación de fondos que fueron utilizados contra la candidatura de Humala para la segunda vuelta electoral.

Tras las elecciones en la Confiep, del 17 de febrero de 2011, el empresario Humberto Speziani sucedió en el puesto a Briceño. Speziani pudo ejercer como presidente del gremio empresarial desde el 16 de mayo de ese año, luego de la inscripción del nuevo consejo directivo en Registros Públicos.

 

sq
Acta de inscripción de la directiva de Confiep, liderada por Humberto Speziani, presentada
el 21 de marzo de 2011 e inscrita el 16 de mayo de ese año.

 

Alarma empresarial

El panorama electoral estaba alborotado. El domingo 10 de abril se habían realizado los comicios a nivel nacional y la Presidencia de la República se decidiría entre dos candidatos: Keiko Fujimori y Ollanta Humala. El postulante del Partido Nacionalista había liderado los resultados de esa fecha (31,72%) por encima de la candidata fujimorista (23,56%). El empresariado peruano estaba preocupado porque consideraban que el modelo económico propuesto por Humala, llamado “la gran transformación”, era “chavista” y amenazaba las inversiones en el país.

Es así que en las oficinas de la Minas Buenaventura se reunieron unos 20 empresarios aquel 19 de abril. De acuerdo con el propio exrepresentante de Odebrecht en Perú, Jorge Barata, en su última declaración en Sao Paulo, Ricardo Briceño convocó a dicho cónclave. En la carta que este último envió a los empresarios se indicó que parte de la agenda era tratar sobre “continuar y reafirmar la presencia del empresariado” con una “segunda campaña” por parte de Confiep, en referencia a la elección presidencial de 2011, tal como el propio Briceño reconoció en entrevistas recientes.

“Sirva la presente para agradecerte muy sinceramente por el apoyo recibido durante la realización de la campaña de promoción a la empresa privada que efectúa la Confiep durante (mi gestión como presidente de la misma), en tal sentido deseo invitarte a una reunión el martes 19 de abril a las 8 horas en las oficinas de la minera Buenaventura con el fin de presentarte los resultados de esta campaña, así como el programa de fortalecimiento gremial en las provincias a través de Fedecam (Federación de Cámaras de Comercio)”, se anotó en la carta que Briceño envió a los empresarios, la cual él mismo leyó el pasado domingo en un programa televisivo.

 

 

asc
Confiep envió a Odebrecht un comprobante de donación fechado el día siguiente
de la reunión convocada por Ricardo Briceño.

 

Como parte de este planteamiento, se convocó a Barata a esa misma reunión. Pero el mencionado extitular del gremio empresarial no quiso dar detalles y solo atinó a decir que sus sucesores deberían responder. Su sucesor fue Humberto Speziani, para el periodo 2011 al 2013.

Odebrecht aportó a través de una transferencia del Banco de Crédito del Perú, según se consigna en el documento al que accedió Convoca.pe, los 200 mil dólares que serían utilizados en la campaña de promoción de la inversión número dos. Por esa transferencia, Confiep le otorgó el certificado de donación a la constructora brasileña, que paradójicamente lleva la firma de Briceño y no la de Speziani, quien además también fue uno de los convocados y aportantes a la reunión privada. Cabe anotar que la donación realizada por Humberto Speziani fue en representación del Grupo Breca.

 

Versiones y contradicciones

Briceño mostró al programa televisivo Agenda Política, de Canal N, un documento que contenía su firma por la transferencia de dinero de Odebrecht a dicha segunda campaña, en la que se confirma la donación de la constructora brasileña y la fecha del aporte: el 20 de abril de 2011, al día siguiente de la reunión convocada por este empresario agrícola (ver documento).

Sin embargo, Briceño volvió a negar que él haya organizado la segunda campaña "en pro de la inversión privada" y, por el contrario, dijo que se le preguntara a su sucesor, Speziani, debido a que solo convocó a la reunión para dar cuenta de una campaña publicitaria institucional anterior.

 

 

dc
Roque Benavides, alto directivo de Minas Buenaventura y actual presidente de la Confiep, reconoció
su aporte en los US$ 2 millones recaudados en 2011. Foto: Andina

 

¿Cómo Briceño pudo llamar a empresas que no participaron de la llamada primera campaña para rendirles cuentas y al día siguiente obtener la donación de cientos de miles de dólares, que según Roque Benavides –actual presidente de Confiep y alto directivo de Buenaventura– dicha cantidad ascendió a 2 millones de dólares, finalmente?

Y en el caso de Speziani, quien supuestamente no tenía cómo convocar una reunión a nombre de la Confiep hasta mayo de 2011, ¿cómo se reunióel 29 de abril con el entonces candidato Ollanta Humala y otros miembros del gremio?

Jorge Barata también mencionó a algunas de las grandes compañías que participaron en dicha cita, entre ellas Telefónica, así como los grupos Romero, Breca y Gloria. Una fuente que estuvo en ese encuentro reveló aConvoca.pe que efectivamente el Grupo Breca participó representado por Humberto Speziani.

 

 

asdc
Reunión del gremio empresarial, liderado por Humberto Speziani, luego
de que Ollanta Humala ganara las elecciones. Foto: EFE

 

Consultados al respecto, Telefónica respondió que no participaron en el financiamiento de esa campaña. Este medio digital también se comunicó con el Grupo Romero, pero sus representantes prefirieron no declarar, al igual que la empresa Gloria, que cabe resaltar no integraba Confiep en ese año. Se trató de obtener la versión del grupo Breca, pero no hubo respuesta.

Por su parte, Humberto Speziani dijo que no podía brindar declaraciones por encontrarse fuera del país y que primero irá a la Confiep antes de conceder entrevistas.

Asimismo, Convoca.pe buscó la versión de Ricardo Briceño en reiteradas oportunidades para que explique cómo se realizó esta cita con las principales 20 empresas que operan en Perú.